Termografía: la solución antes de una falla eléctrica

Cuando adquirimos un televisor nuevo, una lavadora o un refrigerador de última generación y lo instalamos, estamos teniendo un consumo extra de energía en nuestro circuito eléctrico, pero ¿y si este consumo adicional no lo pudieran soportar nuestros conductores? Las consecuencias por una sobrecarga podrían culminar en un aparatoso incendio debido al sobrecalentamiento de los conductores. En su empresa podría suceder lo mismo, sólo que las consecuencias serían cien veces más costosas, por ejemplo, si tiene un cable que puede soportar solamente 25 amperes y su equipo lo somete a 40 amperes, se generará un sobrecalentamiento del cable hasta producirse un incendio que le costaría más de lo que le costaría poder evitarlo. Estos y otros factores de riesgo como mal montaje, cables desconectados o deteriorados pueden provocar fallas en el mantenimiento eléctrico que podrían ser evitadas fácilmente.

Las soluciones podrían ser:

-Independizar los circuitos eléctricos.

-Realizar cálculos para verificar el consumo de electricidad.

-Realizar una inspección preventiva con ayuda de una cámara termográfica.

Las cámaras termográficas muestran la distribución de la temperatura superficial de componentes eléctricos, lo que le permitirá identificar los puntos débiles rápidamente y a tiempo, y así cambiar o reparar las piezas defectuosas antes de que se conviertan en un problema real y den lugar a costosos paros en su producción. La mayor ventaja de una cámara es que no es necesario frenar su producción para las inspecciones periódicas, ya que todo el monitoreo es sin contacto con las instalaciones. Las inspección periódicas preventivas con una cámara termográfica garantizan la seguridad de los empleados, las instalaciones de la empresa y la empresa misma, reduciendo costos de energía y mantenimiento gracias a que se evitan tareas de emergencia. Sin embargo es importante que al adquirir una cámara termográfica, la resolución de esta sea una característica para evaluar detenidamente, ya que de nada le servirá la inversión en la recepción de imágenes térmicas que le indiquen a groso modo que todo está en orden si esto, no es así. La resolución en una cámara térmica le debe mostrar la temperatura de los componentes más pequeños de un simple vistazo, sin perderse ningún detalle por mínimo que este sea.

Termografía la solución antes de una falla eléctrica

La cámara termográfica Testo cuenta con la tecnología SuperResolution, ideal para la percepción de estos pequeños detalles, la resolución de la cámara termográfica Testo con 4 pixeles más que otras cámaras térmicas que se comercializan es la inversión ideal en materia de prevención, ya que siempre evitará fallas, incendios o paradas en su línea de producción detectando el componente averiado sin importar el tamaño. Además el objetivo gran angular de la cámara proporciona una vista general rápida e informativa del estado general de la instalación a revisar. Para la termografía de objetos de 19 mm a una distancia de hasta 15 m. Los “hot sopts” o puntos calientes, se pueden reconocer a partir de un tamaño de 6 mm, esto permite evaluar la roturas en líneas y calentamientos en seccionadores más pequeños a una distancia segura. Para la documentación de todos estos registros, Testo le ofrece el programa de análisis IRSoft, con intuitivas funciones de evaluación y una sencilla generación de informes.

Termografía: la solución antes de una falla eléctricaSobrecalentamiento de fusible detectado en una cámara térmica

Testo le ofrece la solución tanto para la inspección de transformadores como de distribuidores, instalaciones de conexión o accionamientos eléctricos. Los distintos modelos de cámara termográfica de Testo se pueden utilizar en todas las instalaciones eléctricas para la localización de conexiones eléctricas defectuosas, para identificar distribuciones de cargas asimétricas y estados de sobrecarga de todo tipo. Por ejemplo, la gran pantalla plegable y giratoria de la cámara testo 876 que le permite realizar tomas sobre la altura de su cabeza, logrando un manejo sencillo incluso en lugares de difícil acceso, o  la cámara testo 885 que alcanzan a medir los 1200 °C. La gran variedad de cámaras termográficas testo le permite encontrar un instrumento que se adecue a su industria, ya que un cámara testo funciona también en el aseguramiento de la calidad en la microelectrónica, la localización de moho y humedad, en el mantenimiento preventivo de la infraestructura de abastecimiento de agua, en la revisión de instalaciones fotovoltaicas, en el aseguramiento de la eficiencia de parques solares e incluso en el mantenimiento preventivo en la producción de yates de lujo. Solo necesita saber que quiere prevenir, las cámaras testo siempre serán el instrumento de prevención ideal.

Para conocer las cámaras termográficas testo

CLICK AQUÍ http://www.gimim.com/productos/testo/camaras-termograficas/